Postales Locales- «Mi persona favorita»-Escribe: Maria Belén Yrigoyen

Siempre está sonriendo, su voz se escucha muy
temprano cada mañana y su risa florece como
flores en cada primavera.
Sale temprano en su bicicleta y por la ventana
puedo ver colocar su broche en la botamanga de
su pantalón para que cuando emprenda su viaje
pueda pedalear sin temor a caer.
Sus manos son tan suaves que te envuelven en
cada caricia, sus abrazos me estremecen y es en
ese momento que deseo que el tiempo se
detenga y mirarlo, mientras cae una lágrima por
mi mejilla.
Su aroma es incomparable, no tiene similitud
alguna que recuerde, o sí la “Fresia” sabe a él.
Sus chistes, sus dichos, él ríe a carcajadas
mientras los cuenta y yo sonrío sin entenderlos,
porque sé que él es feliz, entonces en ese
momento yo soy aún más feliz.
Mientras esperábamos que se hagan las cuatro
de la tarde, nos sentábamos en la mesa a mirar
su programa favorito “Yo me quiero casar ¿y
usted? No me cansaba de mirar su rostro
mientras sonreía a carcajadas, al llegar la hora

de abrir la peluquería yo lo acompañaba y me
sentaba detrás del mostrador y veía pasar a tanta
gente por ese sillón; cada uno tenía una historia
diferente, y el los escuchaba entre los sonidos de
las tijeras y el – Que lindo quedaste querido.
Yo los miraba y cada tanto me miraba en el
espejo y me peinaba. Salía a la vereda y
respiraba el aire que necesitaba para seguir
disfrutando de mi estadía.

Cada vez que llegaba él estaba parado en la
puerta de la peluquería con su ambo blanco y
cuando llegaba la hora de partir me despedía por
la misma puerta por la que me recibía.
Entonces las lágrimas vuelven a brotar, porque
sabía que la distancia nos volvía a separar.
El tiempo pasaba tan lento y me iba perdiendo
todos esos abrazos, besos, risas que un día
disfrute. Pero cuando piensas en esa persona y
esperas para volver a verla tienes un motivo para
vivir.
Entonces me preguntaba: si yo espero
desesperada entre plegarias ¿Podré ver a quién

extraño? Lo haces para seguir viviendo, si dejas
de esperar, el dolor de la pérdida te mata.
Por eso esperas.
Hoy sigo esperando porque sé que volveré a ver
a “Mi persona favorita”.

M.B.Y.C

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *