QUÉ TENEMOS QUE SABER ANTE LAS ALTAS TEMPERATURAS 

La Secretaría de Salud Pública recuerda a la población las medidas de prevención a tener en cuenta antes las altas temperaturas de estos días.  

 

En lugares cerrados (casa, trabajo, otro):

 

Para evitar un golpe de calor:

 

– Hidratate, tomá agua con mayor frecuencia (aun cuando no sientas sed). Procurá siempre consumir agua segura.

 

– Evitá bebidas con cafeína o con azúcar en exceso, muy frías o muy calientes.

 

– Incorporá frutas y verduras a tu alimentación y evitá las comidas abundantes.

 

– Evitá realizar actividad física intensa.

 

Con los más chicos:

 

– Evitá esperar a que pidan agua. Ofreceles continuamente líquidos, preferentemente agua o jugos naturales. En el caso de lactantes es recomendable darles el pecho de manera más frecuente.

 

– Procurá que vistan con ropa holgada, liviana, de algodón y de colores claros.

 

– Bañalos y mojales el cuerpo con frecuencia.

 

– Evitá que se expongan al sol, especialmente de 10 a 16 horas. En todo momento es recomendable colocarles gorro y protector solar.

 

– Mantenelos en lugares bien ventilados o con aire acondicionado (ya sea en tu casa o en lugares públicos).

 

– Prestá atención a signos de alerta como: sed intensa y sequedad en la boca, temperatura mayor a 39º C, sudoración excesiva, sensación de calor sofocante, piel seca, agotamiento, mareos o desmayo, dolores de estómago, falta de apetito, náuseas o vómitos, dolores de cabeza, entre otros.

 

– En los bebés, es importante asegurarse de que la piel no se encuentre muy irritada por el sudor en el cuello, pecho, axilas, pliegues del codo y la zona del pañal.

 

Para el cuidado de tu salud en la vía pública:

 

– Es recomendable evitar la exposición directa al sol en los horarios de mayor temperatura (de 10 a 16 horas), en especial de los bebés y niños pequeños.

 

– Además, es importante utilizar protección solar, mantenerse hidratado y consumir agua segura con mayor frecuencia (aun cuando no sientas sed).

 

Qué hacer con los alimentos y el agua:

 

Alimentos:

 

– Mantené en la heladera aquellos alimentos que puedan echarse a perder debido al calor. Verificá la temperatura y control del buen funcionamiento de la heladera.

 

– Arrojá a la basura cualquier alimento que pueda haber perdido la cadena de frío. Observá su olor, color o textura. Si son anormales descartalos.

 

– Mantené los alimentos que pueden estar fuera de la heladera en lugares limpios y frescos y al resguardo de aberturas, superficies y/o fuentes de calor.

 

– Tirá los alimentos perecederos (incluidos la carne, el pollo, el pescado, los huevos y las sobras) que hayan estado por 2 horas o más fuera del frío. Además, desechá todos los comestibles enlatados cuyos envases estén abiertos, dañados o inflados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *