Preocupa el rol de los jóvenes en la pandemia

El 2020 será recordado como el año en el que, incrédula, la sociedad vio cómo una pandemia cambió su forma de vivir. El coronavirus y las medidas de aislamiento impactaron en la vida de todas las personas a nivel global. Para quienes son adolescentes, esta coyuntura los encuentra en una etapa de pleno desarrollo y crecimiento, de transición de la infancia a la edad adulta, con cambios físicos, emocionales y mentales. En tiempos en que deberían estar yendo a la escuela y compartiendo momentos con sus pares, los adolescentes se adaptaron a una nueva forma de vivir.

Esta Navidad en Las Flores, quedó en evidencia esta problemática social en tiempos de Covid.

En los alrededores del Parque Plaza Montero más de un centenar de jóvenes se juntaron para «festejar la navidad».

La medida en que los jóvenes pueden transmitir el coronavirus y la diferencia entre las vulnerabilidades de los niños más pequeños y los adolescentes a la enfermedad ha sido un tema de interés científico. Las elecciones hechas por los jóvenes pueden ser “la diferencia entre la vida y la muerte para otra persona”, dijo el director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus.”Hoy tengo un mensaje para ellos: no son invencibles, este virus podría llevarlos al hospital por semanas o incluso matarlos”.

Una preocupante tendencia sugiere que los jóvenes son los principales impulsores de la enfermedad. Siguiendo esta línea de pensamiento fue que el organismo de la Organización Mundial de la Salud en América, la OPS, señaló que no se puede descartar una segunda ola de la pandemia en la región, especialmente porque los jóvenes están presentando una incidencia “desproporcionada” en la pandemia. “Los jóvenes son los principales impulsores de la propagación en nuestra región”, dijo en una conferencia de prensa virtual la directora de la OPS, Carissa Etienne.

“Que los jóvenes se crean inmunes es una característica del momento evolutivo que atraviesan que va más allá de esta enfermedad. Viven al filo creyendo que por su propia omnipotencia pueden enfrentar cualquier desafío. Se trata de una especie de coraza ante su propia impotencia frente a sus verdaderos cambios emocionales”, explicó  la psicoanalista especialista en niños y adolescentes, Nora Koremblit de Vinacur, ex secretaria del Departamento de Niños de la Asociación Psicoanalítica Argentina y coautora del libro Parentalidades.

“Muchos de los problemas de salud que dependen del ‘cuidado de sí’ encuentran una particular debilidad en la adolescencia, en relación con lo que son conocidas como ‘conductas de riesgo’. La adolescencia en general, es un período en que el despliegue libidinal en los sujetos logra sentimientos extremos, que oscilan entre momentos de impotencia, duelo y melancolía y por otro lado de manía y omnipotencia”, manifestó consultado por este medio el psicólogo Jorge Catelli (MN 19868), miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *