MIENTRAS SE VACUNA La Provincia admite que las escuelas podrían disparar los casos en invierno

El viceministro de Salud, Nicolás Kreplak, admitió que «en invierno, con clases, y lugares cerrados, es esperable que haya una segunda ola muy grande».

Si bien el gobierno de la provincia a manos de Axel Kicillof alienta el regreso a las aulas, al mismo tiempo admiten que –en caso que la situación epidemiológica sea la misma-, las escuelas en invierno podrían ser un foco de contagios preocupante.

El viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, sinceró lo que varios expertos ya advierten: “en invierno, con clases, y lugares cerrados y menos ventilación es esperable que haya una segunda ola muy grande”.

A lo que apuesta el gobierno nacional y también el de la provincia, es llegar a vacunar a la mayor población posible, antes de la llegada del frío. Por eso, Kreplak consideró que que si se llega «con una base de vacunados», se puede «tener una segunda ola de muchos casos, pero de menor letalidad”.

De todas formas, hay que aclarar que en la provincia se está trabajando para que el regreso a las escuelas se vaya dando gradualmente y con todos los cuidados lógicos. Al respecto, ayer INFOCIELO accedió al protocolo que el gobierno bonaerense tiene pensado para hacer cumplir en los establecimientos educativos.

“La idea es que se mejoren las condiciones edilicias, que haya más ventilación en los edificios escolares, y también que se amplíe la vacunación de los docentes”, aseveró el viceministro de Salud.

“En la medida en que podamos vacunar a los docentes y a las personas de riesgo que viven con los alumnos, vamos a empezar con una presencialidad el 1 de marzo e ir ganando presencia en las aulas”, agregó el funcionario.

En ese sentido, el gobierno bonaerense plantea “un sistema mixto, en el que no se vaya todos los días, todas las horas, a la escuela, o ampliar el distanciamiento entre los chicos, alternando los días en que se cursa y los horarios”.

Finalmente, Kreplak contó que actualmente “ningún gremio docente” de la provincia se está oponiendo al regreso a clases presenciales y se diferenció de la decisión unilateral del gobierno porteño, que hasta amenazó con descontarle a los docentes que realicen paros y no quieran asistir a las escuelas por su seguridad.

“Uno no puede plantear lo coercitivo, hay que trabajar en conjunto. Imponer de una manera coercitiva una medida laboral sin escuchar a los trabajadores y sin garantizar las medidas de cuidado, no me parece una opción”, lanzó.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.